Tel: 960 727 970
Email: direccion@institutoiase.com
EXPERIENCIAMODELO PSICOEXPRESIVOACREDITACIÓN INTERNACIONAL

EXPERIENCIA

Una década formando a Terapeutas Psicoexpresivos, Arteterapeutas, terapeutas Expresivos en todo el Mundo. Más de 10 mil estudiantes ya formados. SOLICITE SU ENTREVISTA DE ADMISIÓN.

Read More

MODELO PSICOEXPRESIVO

Modelo Exclusivo de Formación de Terapeutas en los 14 Recursos Psicoexpresivos: Psicocorporal, Energéticos. Ritualísticos, Naturales, Verbales, Dramáticos, Psicoplásticos, Sonoros, Audiovisuales , Oníricos, Narrativos, Lúdicos y Multisensoriales

Read More

ACREDITACIÓN INTERNACIONAL

Acreditación Internacional por nuestra Escuela Psicoexpresiva Humanista (EPsiHum): TERAPEUTA PSICOEXPRESIVO, TERAPEUTA PSICOCORPORALES, CONSTELADOR SICOEXPRESIVO

Read More

CÓDIGO ÉTICO

EPSIHUM-fondo verde

Código Ético y de la Práctica Terapéutica
de la Escuela Psicoexpresiva Humanista
del Instituto IASE
Escuela EPsiHum©

El Modelo Psicoexpresivo de la Escuela EPsiHum©, es un sistema de trabajo que tiene como finalidad promover el bienestar psicofísico y psicosocial de personas y grupos y proporcionar el autoconocimiento, desarrollo personal, adaptabilidad, autosuperación mediante un trabajo integrado con los diferentes lenguajes y recursos psicoexpresivos.

El modelo terapéutico de la Escuela EPsiHum© defiende una terapia complementaria a la medicina convencional. En ningún momento es una alternativa sustitutiva o tiene primacía sobre ella.

 

OBJETIVO DEL CÓDIGO ÉTICO Y SU PRÁCTICA PROFESIONAL

El presente código ético y práctica terapéutica se constituye como garantía de la calidad de la praxis del terapeuta formado por la Escuela EPsiHum©, regirá la conducta del terapeuta, su práctica terapéutica, la relación entre terapeuta y consultante-expresante, las relaciones entre colegas, la relación con la comunidad en general y en la enseñanza de las terapias basadas en el Modelo Psicoexpresivo Humanista.

De esta manera este código prevé:

  • Definir valores, principios generales y establecer pautas estándar de conducta del terapeuta formado por la Escuela EPsiHum©.
  • Informar y proteger a los consultantes-expresantes que solicitan los servicios de un terapeuta formado por la Escuela EPsiHum©.
  • Proteger al terapeuta formado por la Escuela EPsiHum©, estableciendo pautas de conducta que clarifiquen los límites de su práctica y de la responsabilidad profesional en el ámbito laboral.
  • Garantizar el adecuado uso terapéutico del Modelo Psicoexpresivo Humanista de la Escuela EPsiHum©.

 

RESPONSABILIDADES DE LA ESCUELA EPSIHUM©

La Escuela EPsiHum© velará por el cumplimiento del código entre sus estudiantes, colaboradores, docentes, sucursales y terapeutas, mediante espacios de formación e información.

Todo terapeuta que desvirtúe los valores éticos que guían la práctica, difusión y enseñanza del Modelo Psicoexpresivo será sometido a la sanción disciplinaria que la Escuela EPsiHum© crea conveniente.

 

COMITÉ DE ÉTICA DE LA ESCUELA

El Comité de Ética de la Escuela EPsiHum© es un órgano de carácter consultivo e interdisciplinar creado con el fin de realizar la evaluación continua de los aspectos éticos de la Escuela.

El Comité de Ética responde a la necesidad de hacer con que la Escuela EPsiHum© sea una organización efectiva, eficiente, justa, transparente y humana.

El Comité de Ética es un espacio donde el terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© que se encuentra en conflicto entre diferentes posiciones y exigencias éticas puede resolver dicho conflicto a través de un asesoramiento.

 

RESPONSABILIDADES DEL TERAPEUTA FORMADO POR LA ESCUELA EPsiHum©

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© asume la responsabilidad de observar los principios inherentes a este código y de utilizar este código como base de una buena práctica.

El terapeuta reconoce su responsabilidad frente a la subjetividad del bienestar de los consultantes-expresantes, el respecto a su autonomía, capacidad de autosuperación y de autorregulación.

El terapeuta en el desarrollo de su actividad está obligado a respetar y promocionar los derechos fundamentales inherentes a cada persona, con especial consideración, y como promotor de la salud, a los derechos individuales y colectivos del consultante-expresante.

El terapeuta reconoce que tiene como responsabilidad proteger al individuo de posibles tratos humillantes, degradantes o cualquier tipo de afrentas a su dignidad personal.

El trabajo terapéutico se realizará de manera que ninguna acción se pueda tomar como indecorosa o indecente. Es recomendable pactar los límites que pueden provocar pudor en cada consultante-expresante.El terapeuta no podrá hacer distinción de edad, género, etnia, clase, educación, diversidades funcionales, condición socioeconómica u orientación sexual.

El terapeuta deberán adoptar siempre una actitud sincera y transparente, de cara a los consultantes-expresantes, así como con otros/as profesionales e instituciones públicas y/o privadas, haciendo ver de manera clara y accesible los pros y los contras de sus intervenciones.

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© solo emprenderá aquellas tareas que conoce, o tenga confianza de que cumple con las competencias necesarias para acometer y llevarlas a su culminación de forma beneficiosa para el proceso del consultante-expresante.

Debido a la capacidad catártica de algunas técnicas y a la intensidad emocional que se puede llevar a promover con la utilización de algunos recursos, el terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© debe siempre examinar cuidadosamente si tiene experiencia y competencia suficiente para aplicarse en el campo en el que ha de ejercerse el trabajo terapéutico en beneficio del consultante-expresante.

El terapeuta evitará dar la impresión de que su trabajo lleva a cabo la sanación. Así, deberá quedar claro que el resultado del trabajo dependerá del esfuerzo del consultante-expresante por mejorar y de su capacidad de enfrentar los cambios necesarios.

En caso de utilizar más de una terapia simultáneamente, se informará al consultante-expresante previamente, al comienzo de la misma, explicando en qué consiste y dejando claro que es un añadido o combinación personal que no tiene que ver con el Modelo Psicoexpresivo. En dicho caso, el terapeuta tendrá que disponer de la formación necesaria.

El terapeuta evitará la creación de falsas expectativas respecto al proceso y los tiempos probables del trabajo. De igual manera, será honesto en la terminación del trabajo cuando haya llegado el momento de hacerlo, aunque podrá dejar en manos del consultante-expresante la decisión de terminar el mismo.

Al hacerse cargo de una intervención sobre personas, asociaciones o grupos, el terapeuta ofrecerá la información adecuada sobre las características esenciales de su terapia, cuestiones que pueda abordar, orientación que se propone y método utilizado.

El terapeuta está consciente que el enfoque metodológico y técnico del proceso terapéutico debe estar al servicio de los objetivos terapéuticos y de las peticiones del consultante-expresante acordadas en el encuadre.

El terapeuta tiene derecho a negarse a iniciar o continuar un trabajo si considera que el consultante-expresante tiene una actitud inadecuada, ya sea ofensiva o no implicada en el proceso.

 

RELACIÓN TERAPÉUTA Y CONSULTANTE-EXPRESANTE

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© asentará una relación de confianza entre el profesional y el consultante-expresante, cumpliendo con los compromisos y acuerdos establecidos siempre desde el respeto y la comprensión.

El terapeuta respetará el derecho del individuo a tomar sus propias decisiones y asegurará que su intervención haya sido libremente consentida y autorizado por la propia persona.

El terapeuta animará al individuo a tomar la consciencia de su estado, responsabilidad sobre el mismo y a realizar los cambios que estime necesarios y que considere conveniente.

El terapeuta reconoce que en la relación terapeuta y consultante-expresante  debese respetar cuidadosamente las diferencias de extracción social, étnicas, de género, identidad o preferencia sexual, hándicap, edad, y necesidad de espiritualidad.

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© reconoce que relaciones duales como: empleado, amigo, parientes, hijos, parejas o ex parejas o vecino son incompatibles con el proceso terapéutico y por este motivo no pueden trabajar con personas involucradas en estas relaciones.

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© es consciente del poder, influencia y dependencia que puede provocar una situación terapéutica y protegerá a su consultante-expresante de las consecuencias de una mala praxis en relación a estas situaciones.

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© no explotará al consultante-expresante ni abusará económica, sexual, emocional, política ni ideológicamente en su propio beneficio o necesidad, ni en beneficio de ninguna otra persona o institución.

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© se asegurará de que durante la relación terapéutica no haya ningún tipo de interacción con ninguna persona, principio o juicio, ni juicios o intereses de otras personas, que interfiera en la relación terapéutica.

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© es consciente de que debe detener el proceso terapéutico acaso ocurra una transferencia amorosa tanto por parte del consultante como por parte del propio terapeuta.

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© es consciente de cuándo otras relaciones o compromisos externos entran en conflicto con los intereses del consultante-expresante. Cuando se produce este tipo de conflicto de intereses, es responsabilidad del terapeuta comentar claramente dentro del ámbito de la relación terapéutica
y emprender la acción necesaria para resolver el asunto (encuadre o derivación).

El contacto físico en el proceso terapéutico está exclusivamente orientado en beneficio del consultante-expresante y exige una especial reflexión y cuidado profesional. En el manejo del contacto físico dentro del proceso terapéutico es de importancia primordial el consentimiento del consultante-expresante.

 

CONSENTIMENTO INFORMADO

Cualquier contrato llevado a cabo entre el terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© y el consultante-expresante obliga a ambas partes, por escrito y verbalmente a firmar un consentimiento informado.

El terapeuta entregará al consultante-expresante un consentimiento informado que deberá ser firmado por ambos donde quedará explícitos en lo concerniente a honorarios, modalidad de pago, lugar, interrupción y cancelación de las sesiones por parte del consultante-expresante o del terapeuta.

 

SUPERVISIONES

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© a lo largo de su proceso profesional, tras descubrir sus límites y sus competencias, deberá participar de supervisiones profesionales en un contexto de intercambio con colegas experimentados.

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© busca una supervisión individual o grupal según sea más adecuada para recibir apoyo y clarificación.

En caso de crisis personales, duelos, cambios evolutivos, bloqueos o enfermedad física, el terapeuta se responsabiliza interrumpir durante el tiempo necesario su práctica terapéutica como medio de cuidar de la relación profesional e iniciar inmediatamente una supervisión y un procedo de terapia individual.

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© es consciente de que cualquier “representación” [acting-out], especialmente si es expresiva y catártica, exige una desdramatización, lograda mediante un trabajo detallado y cuidadoso en su supervisión profesional.

 

TERAPIA INDIVIDUAL

En caso de crisis personales, duelos, cambios evolutivos y bloqueos, el terapeuta se responsabiliza en iniciar terapia individual como medio de cuidar su salud emocional.

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© se pone en terapia individual en caso de crisis personales, duelos, cambios evolutivos, bloqueos, signos de “estar quemado”, dificultades para salvaguardar los límites de la intimidad, necesidades de seducción del su consultante y otras perturbaciones en su trabajo terapéutico.

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© es consiente que su formación es un proceso que dura toda la vida profesional, y el terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© procurará siempre que sea posible ampliar y profundizar su competencia personal y profesional.

El terapeuta está abierto a la formación continua y a técnicas y propuestas, ya sea en el ámbito de la psicoterapia, en otros ámbitos, escuelas y práctica psicoterapéutica, en aras del beneficio de los consultante-expresantes.

 

RELACIÓN CON OTROS PROFESIONALES

En su actividad el terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© mantiene una actitud colaboradora y respetuosa con los diferentes profesionales de las áreas de la salud, educación e intervención psicosocial.

La visión del terapeuta frente a un caso no debe ser diagnóstica, esa es una responsabilidad de un profesional de la medicina capacitado y titulado para tales fines.

El diagnóstico y las prescripciones determinadas por el médico no deben ser contradichos por el terapeuta quien dejará al consultante-expresante la toma de decisiones a la luz de la opinión del médico profesional. La óptica del terapeuta podrá enriquecer el diagnóstico clínico pero no modificarlo ni contradecirlo.

El terapeuta no opinará sobre diagnósticos o tratamientos, ya sean médicos o correspondientes a otras terapias si no se dispone de la formación correspondiente a este área.

 

DERIBACIONES Y LÍMITES PROFESIONALES

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© deberá siempre trabajar apoyado por un equipo multidisciplinar compuesto por profesionales sanitarios y de apoyo psicosocial en caso de necesitar realizar una derivación de su consultante-expresante. Debe establecer vínculos con miembros de otras profesiones e instituciones (como clínicas), para disponer del diagnóstico necesario, la seguridad terapéutica y la disponibilidad de herramientas de ayuda para el consultante-expresante, en caso de que este se salga de los límites de su competencia o de su encuadre.

Es responsabilidad del terapeuta informar respetuosamente a su consultante-expresante si observa que este necesita ser acompañado por un profesional del área de la salud mental, médica o psicológica.

El adecuado análisis del caso por un médico debe ser recomendado por el terapeuta si se observa indicios de una patología o psicopatología necesaria de ser tratable.

El terapeuta tiene la responsabilidad de dejar claro el alcance de su terapia y informar que la responsabilidad de buscar o no un médico/psicólogo/psiquiatra recae en el consultante-expresante.

El terapeuta que no tiene formación psiquiátrica y psicológica, no está autorizado a tratar a un consultante-expresantes dentro de una relación clínica y/o sanitária.

Si el terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© decide que el campo de actuación o los objetivos terapéuticos son de algún modo contradictorios para el desarrollo del proceso terapéutico y del consultante-expresante, debe abstenerse de cualquier proyecto terapéutico y aconsejar al solicitante de terapia a otro profesional.

El terapeuta tiene la responsabilidad de en caso de ausencia de progreso recomendar la búsqueda de otro terapeuta o de otra terapia más apropiada para la persona.

En caso de ser necesaria una derivación, el primer paso en este proceso es renegociar el encuadre original con el consultante-expresante. Continuar con el trabajo sin una debida derivación significa no tomar las medidas necesarias al bienestar del consultante-expresante.

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© protege su trabajo y la profesión en general de cualquier acción, proyecto y procedimiento (conferencias, entrevistas, medios de comunicación, seminarios) impropias que no sean conformes a las pautas estándar aceptadas.

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© no aceptará beneficios económicos o personales por derivar consultante-expresantes a otro colega o institución.

Puede haber circunstancias en las que el terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© necesite actuar para proteger al consultante-expresante y/o el entorno social de este, cuando no se le considere con suficiente autocontrol. En estos casos, se intenta que los consultante-expresantes, una vez informados, consientan en romper el acuerdo de confidencialidad siempre que sea posible, al menos cuando existan razones fundadas para creer que el consultante-expresante no quiere o no es capaz ya de responsabilizarse de sus acciones. Llegado a este punto el terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© deberá derivar el consultante a los profesionales de salud (Psicológos o Psiquiatras) y trabajar con el apoyo de estos.

 

RELACIÓN ECONÓMICA

Siempre que haya una relación económica entre terapeuta y consultante y /o empresas el terapeuta será claro y honesto en la información sobre los precios y se pactará un compromiso recíproco en relación al servicio prestado y las modalidades de pago.

 

SEGURIDAD Y PRIVACIDAD

El terapeuta adoptará las medidas necesarias para garantizar que los consultante-expresantes no sufran daños físicos ni psicológicos durante las sesiones en el entorno físico en el que tiene lugar la terapia.

El terapeuta facilitará la privacidad de las sesiones, que no serán escuchadas, grabadas ni observadas por nadie excepto sin un consentimiento expreso por parte del consultante-expresante.

Se pide a al terapeuta y a los centros que aseguren que su trabajo profesional está adecuadamente cubierto por un seguro adecuado de indemnización (cuando exista en el país).

Para la presencia de terceras personas, ya sean ayudantes o alumnos en prácticas, se requerirá el previo consentimiento del consultante-expresante.

CONFIDENCIALIDAD Y PROTECCIÓN DE DATOS

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© mantendrá en todo momento el secreto profesional sobre la identidad, las circunstancias o cualquier otro hecho que se derive del proceso de intervención, en los términos que se establecen en el presente Código Ético y la Ley de Protección de Datos.

Documentar diligentemente significa corresponder al nivel científico, adherirse a la objetividad y claridad necesarias con objeto de hacer comprensible la documentación y su contenido, así como hacerla accesible a cualquier otro profesional de la terapia.

Todas las comunicaciones intercambiadas entre el terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© y el consultante-expresante, recopilación y almacenamiento de datos, se consideran confidenciales y sometidas al marco legal de la ley de protección de datos.

El terapeuta cumple la normativa del país en cuanto al plazo de conservación de los documentos y las medidas de seguridad requeridas.

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© toma en consideración el derecho del consultante-expresante a consultar sus datos escritos, tal como describa la normativa nacional y discrimina en el manejo de estos documentos respecto al consultante-expresante.

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© velará por que la información personalmente identificable no sea transmitida a través de redes de relaciones confidenciales que se solapan, tales como la supervisión.

Cuando un terapeuta desea utilizar una información concreta obtenida en el trabajo con un consultante-expresante o grupo en una conferencia o en una publicación, se obtendrá el permiso por escrito del consultante-expresante y se mantendrá un estricto anonimato sobre los datos de nombres, mediante la utilización de una escritura encubierta, un enfoque general del proceso, el uso de datos mezclados o de otro nombre, para garantizar que el consultante-expresante no pueda ser reconocido.

Cuando un terapeuta desea hacer uso del material de un caso concreto como creaciones, dibujos, vídeos, fotos y grabaciones, para estudios de casos, informes o publicaciones, obtiene por escrito el consentimiento del consultante-expresante o de sus representantes legales y preserva el anonimato.

Cuando un terapeuta desea obtener datos relevantes sobre el consultante-expresante de otros profesionales o instituciones, respeta el derecho del consultante-expresante de autorización o negación conforme a la normativa del país. Esto también se aplica al manejo de datos escritos concerniente al consultante-expresante.

Cuando instituciones como tribunales de justicia, solicitan datos concernientes al consultante-expresante, el terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© acatará la normativa del país. Al hacerlo, el terapeuta entabla un diálogo con el consultante-expresante y procede del modo más beneficioso para el proceso terapéutico.

El terapeuta está obligado a guardar secreto sobre toda la información de la que tenga conocimiento con motivo de su actuación. Cuando sea conveniente compartir esta información en beneficio del consultante-expresante o con fines formativos, siempre se mantendrá el anonimato del mismo y no se desvelará información que permita reconocer la persona.

En el ejercicio de su actividad, el terapeuta mostrará un respeto escrupuloso del derecho de su cliente a la propia intimidad. Únicamente recabará la información estrictamente necesaria para el desempeño de sus tareas y siempre con la autorización del consultante-expresante por escrito

En el caso de que el registro de los consultante-expresante exista en una base de datos informatizada, el terapeuta declarará dicha base de datos ante la Agencia Española de Protección de Datos, tal como especifica la ley de protección de datos vigente.

Cuando se establece contacto con un consultante-expresante al que el terapeuta considera sujeto de circunstancias excepcionales, le pedirá el nombre de otra persona a quien acudir en caso de necesidad o urgencia. En esta eventualidad, la derogación del contrato de confidencialidad quedará limitada a los hechos y durante el periodo de tiempo estrictamente necesario para que el consultante-expresante recupere la responsabilidad de sus acciones.

 

MENORES DE EDAD Y PERSONAS CON DIVERSIDAD FUNCIONAL

Cuando el consultante-expresante es considerado menor de edad o legalmente incapacitado conforme la legislación nacional, el terapeuta aplicará a la relación terapéutica la normativa legal y profesional del país.

En relación a la información que haya que darse las instituciones de protección de menores en casos de detección de abusos o de otras formas de grave carencia de cuidados el terapeuta deberá consultar los procedimientos de denuncia conforme la legislación del país. En cualquier caso deberá siempre mantener la confidencialidad del caso y el anonimato del denunciante.

RESPONSABILIDADES CUANTO LA DIVULGACIÓN DE SUS SERVICIOS

La publicidad de los terapeutas formados por la Escuela EPsiHum© está sometida a los códigos y regulaciones de la Escuela Psicoexpresiva Humanista© (Epsihum) del Instituto IASE.

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© será claro y abierto al respecto a su idoneidad, conocimientos y experiencia cuando ofrece o negocia un servicio terapéutico con un posible consultante-expresante, grupo, empresa o institución.

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© observa la normativa profesional nacional al anunciarse mediante placas en las puertas o notificar la apertura de un nuevo espacio en periódicos, guías telefónicas o internet.

El terapeuta facilitará de forma comprensible toda la información necesaria y solicitada sobre la naturaleza y alcance de la técnica y el desarrollo de sus efectos. Se hará hincapié en los conceptos de desarrollo personal, autosuperación y autoconocimiento y se evitará conceptos como: paciente, psicoterapia, tratamiento, sanación, cura y enfermedad.

El terapeuta no oculta información al consultante-expresante sobre la capacidad de ayuda y servicios profesionales de otros colegas e instituciones.

La publicidad del trabajo de los terapeuta se reducirá en su divulgación a declaraciones descriptivas sobre los servicios disponibles y las cualificaciones de la persona que la proporciona.

La publicidad no incluirá testimonios, hará afirmaciones comparativas ni implicará en modo alguno que los servicios que se ofrecen son más eficaces que los proporcionados por otros colegas, otras escuelas o centros de terapia.

El terapeuta tiene la responsabilidad de proteger al Modelo Psicoexpresivo Humanista de mezclas con otros estilos de trabajo relacionado con procesos, sectarios, no validados científicamente, místico-religiosos o fuera del encuadre psicoexpresivo.

El terapeuta actuará con honestidad frente a la declaración de títulos o credenciales médicas o de otras disciplinas terapéuticas.

 

RESPONSABILIDADES DE LOS TERAPEUTAS ACREDITADOS POR LA ESCUELA PSICOEXPRESIVA HUMANISTA© (EPSIHUM) DEL INSTITUTO IASE

El terapeuta que al terminar su formación obtiene además del diploma del curso su acreditación oficial de la Escuela Psicoexpresiva Humanista© (Epsihum) del Instituto IASE deben respetar los siguientes criterios de la Escuela en sus publicidades:

  • Deberá siempre hacer constar su condición de terapeuta acreditado por la Escuela EPsiHum©.
  • Deberán especificar el título recibido por la Escuela EPsiHum© que los acredita
  • Deberá explicar los objetivos de la terapia ofrecida.
  • El terapeuta se responsabiliza de no se usara denominaciones o títulos ambiguos.
  • El terapeuta deberá hacer constar en sus divulgaciones online y en papel la logo de la Escuela Psicoexpresiva Humanista© (Epsihum) del Instituto IASE como entidad acreditadora del terapeuta.
  • Los terapeutas acreditados pasan a ser parte de la base de datos de le Escuela EPsiHum©, donde su nombre, mini currículo y datos de contactos serón divulgados en la web de la Escuela EPsiHum©.
  • El terapeuta se responsabiliza en ofrecer la información sobre honorarios y precios accesibles.
  • El terapeuta se responsabiliza a informar al Registro de Terapeutas de la Escuela EPsiHum© si usa seudónimos.

 

TRABAJO EN EQUIPO INTERDISCIPLINAR

El terapeuta solo establece un diálogo con otro profesional tras haber obtenido el consentimiento expreso del consultante-expresante.

En los casos que el proceso terapéutico se inicia por encargo (trabajo en un hospital, con organizaciones, trabajo con menores, etc.), derivaciones de otros profesionales o de equipo de profesionales el terapeuta clarificará las características del contrato en la fase inicial del trabajo con sus consultante-expresantes y los demás profesionales implicados y contactará con los otros profesionales únicamente tras haber obtenido el consentimiento escrito del consultante-expresante.

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© no aceptará una tarea o proyecto en el que ya está implicado otro colega, especialmente cuando existe un contrato terapéutico entre el consultante-expresante y otro terapeuta.

 

RESPONSABILIDAD CUANTO LA REPUTACIÓN PROFESIONAL

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© respeta el trabajo de los demás colegas y se abstiene de hacer observaciones descalificadoras sobre otros modelos teóricos, otras escuelas o colegas con diferentes roles profesionales.

 

LA RELACIÓN CON ANTIGUOS CONSULTANTES-EXPRESANTES

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© sigue siendo plenamente responsable de las relaciones con antiguos consultante-expresantes y estudiantes en formación.

 

DENUNCIAS Y RECLAMACIONES

Un terapeuta que toma constancia del comportamiento de otro colega que probablemente esté desprestigiando el campo de la terapia tiene la obligación de informar a la Escuela EPsiHum©.

Las denuncias sobre mala praxis, conductas inadecuadas y publicidad engañosa deben formularse lo más pronto posible desde la producción del hecho.

Todos los miembros de la Escuela EPsiHum© acuerdan tener una regulación de reclamaciones para notificar y evaluar las violaciones de su código ético y de práctica profesional.

Cualquier terapeuta condenado por un tribunal de justicia por algún delito o sujeto de una demanda civil ganada por un consultante-expresante informará a través de un informe a la Junta Directiva de la Escuela Psicoexpresiva Humanista© (Epsihum). Este informe incluiría la naturaleza del delito o denuncia, los resultados y cualquier tema del proceso que surja a partir del procedimiento de denuncia.

Las reclamaciones contra un terapeuta de la Escuela EPsiHum© deberá ser dirigida por escrito al comité de ética de la misma.

Las denuncias de abuso, coacción o asedio sexual practicadas por algún terapeuta deben ser igualmente realizadas a los medios policiales.

La parte contra la que se ha puesto la denuncia debe haber sido miembro de la Escuela Psicoexpresiva Humanista© (Epsihum) en el momento de la supuesta infracción del código ético o de mala práctica.ç

Un miembro de la Escuela EPsiHum© no puede renunciar a este código de ética mientras dure el proceso de reclamación o denuncia.

En el caso de que no esté seguro de si tiene una reclamación legítima, el terapeuta deberá contactar con la presidencia del comité de ética de la Escuela EPsiHum©, para consultar sobre los posibles pasos. También es posible concertar un encuentro con un miembro del comité de ética para tratar del asunto.

 

RESPONSABILIDADES DEL TERAPEUTA EN RELACIÓN AL MODELO DE ESCUELA PSICOEXPRESIVA HUMANISTA©

Es responsabilidad de el terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© protege el carácter humanista, técnico y científico de la Escuela EPsiHum©.

Evita el mal uso y distorsiones de los términos relacionados con el Modelo Psicoexpresivo.

Cuida de la imagen legal de la Escuela Psicoexpresiva Humanista© (Epsihum).

Cuida y garantiza que el acceso a la Acreditación Internacional sea exclusiva de los estudiantes formados por la Escuela EPsiHum©.

Permite que  solamente el terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© haga uso de sus títulos.

Garantiza que los conceptos manejados dentro del Modelo Psicoexpresivo como: Psicoexpresion, Recursos Psicoexpresivos, Terapeutas Psicoexpresivos, Terapeutas Psicocorporales Psicoexpresivos, Constelador Psicoexpresivo, Psicoexpresión, Escuela Epsihum, Escuela Psicoexpresiva Humanista, Acreditación Psicoexpresiva, Modelo Psicoexpresivo sean utilizados solo bajo previa autorización por escrita de la Escuela Epsihum©.

Evitar que los términos relacionados con el Modelo Psicoexpresiva Humanista© sean utilizados en divulgaciones, publicaciones y proyectos sin el consentimiento expreso y por escrito de la Escuela Psicoexpresiva Humanista© (Epsihum) del Instituto IASE.

Los terapeutas deben hacer visible la logo de la Escuela EPsiHum© en su web y/o blogs.

 

ENSEÑANZA DEL MODELO PSICOEXPRESIVO DE LA ESCUELA EPSIHUM©

La enseñanza del Modelo Psicoexpresivo de la Escuela EPsiHum© está regulada, patentada y solo pode ser enseñada, divulgada o acreditada por la Escuela EPsiHum©.

La enseñanza del Modelo Psicoexpresivo de la Escuela EPsiHum©  debe ser autorizada por escrito en un convenio firmado por la enseñanza del Modelo Psicoexpresivo de la Escuela EPsiHum© y la entidad colaboradora o sucursal.

La tarea de la enseñanza del Modelo Psicoexpresivo de la Escuela EPsiHum© consiste en informar a los estudiantes de los aspectos teóricos, metodológicos y técnicos de la psicoterapia en general y de la terapia psicoexpresiva en particular, de un modo objetivo y comprensible.

Los terapeutas formados y acreditados por la Escuela EPsiHum© solo pueden enseñar Modelo Psicoexpresivo de la

Los terapeutas formados y/o acreditados por la Escuela EPsiHum© que enseñe el Modelo Psicoexpresivo de la Escuela EPsiHum© sin la debida autorización por parte de la Escuela estará incurinendo en un delito con sus respectivas consecuencias jurídicas.

 

TERAPEUTA DOCENTE

Los principios éticos que guían y regulan la relación terapeuta-consultante-expresante y el manejo del rol del terapeuta son igualmente relevantes en el campo de la enseñanza y la formación, así como para los formadores y los estudiantes (competencia, confidencialidad, temas de relación, contrato y seguridad).

La relación entre los docentes y los estudiantes, y entre las sucursales de las Escuelas EPsiHum©, serán claras y transparentes.

El terapeuta docente es consciente de las características de la relación entre los que enseñan y los que aprenden y no hacen un uso indebido de la misma en beneficio propio.

El terapeuta docente es especialmente consciente de la dimensión de dependencia, idealización y evaluación obvia en dicha relación.

El aprendizaje del Modelo Psicoexpresivo de la Escuela EPsiHum©, será protegido de posibles turbulencias creadas por una confusión de rol por parte del terapeuta docente. En caso de conflicto el terapeuta docente se abstendrá de participar en el procedimiento oficial de evaluación previsto para valorar el progreso e idoneidad de su alumno.

 

RESPOSANBILIDADES DE LAS SUCURSALES Y ENTIDADES COLABORADORAS

La Escuela EPsiHum© apoyará los terapeutas acreditados a formar sucursales de la Escuela EPsiHum©.

Este código es aplicable a todas las entidades colaboradoras y sucursales de la Escuela Psicoexpresiva Humanista en el ámbito nacional e internacional.

Las sucursales de la Escuela EPsiHum© respetan la regulación de reclamaciones y denuncias establecidas en este Código haciendo llegar de inmediato a la sede de la  Escuela Psicoexpresiva Humanista© (Epsihum) la reclamación o denuncia en relación a algún terapeuta.

Cuando surja una discrepancia entre este Código y el Código de alguna Escuela u organización Colaboradora, prevalecen las condiciones de este último. Este Código se someterá a revisión en caso de que se demuestre inadecuado en su aplicación práctica como pautas estándar de conducta profesional.

En países en que existan sucursales y/o Entidades Colaboradores que impartan formaciones oficiales de la Escuela EPsiHum© será siempre la sede principal de la Escuela EPsiHum© la entidad acreditadora y a que ejercerá la función de arbitraje en casos de reclamaciones y malas praxis.

Las sucursales de la Escuela EPsiHum© no deben despertar falsas expectativas en los estudiantes, especialmente en lo que concierne al reconocimiento oficial de la formación por parte de las autoridades nacionales, las leyes que regulan la formación en psicoterapia y la autorización para hacer uso del título de “psicoterapeuta”.

Las sucursales de la Escuela EPsiHum© comprobarán la cualificación, expectativas e idoneidad de los candidatos ante el acceso a las formaciones de la Escuela EPsiHum©.

Las sucursales de la Escuela EPsiHum© proporcionarán una información clara y completa sobre el programa de formación y la normativa interna.

Las sucursales de la Escuela Psicoexpresiva Humanista© (Epsihum) comprobarán la calidad específica de los docentes y de los supervisores, así como la coherencia del programa de formación en relación al calendario del país sus condiciones horarias.

 

RESPONSABILIDADES CUANTO A LA INVESTIGACIÓN

El terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© está abierto a cooperar y contribuir a la investigación útil para el desarrollo del trabajo profesional y hace accesible a la comunidad terapéutica su trabajo de investigación.

En su propio trabajo de investigación, el terapeuta formado por la Escuela EPsiHum© cumple las normas de respeto hacia sus colegas y se respetará el copy right y las normal APA en todo el material profesional utilizado.

TERAPEUTAS RECOMENDADOS

Listado de Terapeutas Recomendados por nuestra Escuela. Para obtener la Acreditación Internacional el estudiante tiene que realizar 20 horas de psicoterapia individual con enfoque psicoexpresivo humanista . Estas horas deben ser […]

Read More
TERAPEUTA PSICOEXPRESIVO

MÁSTER EN TERAPIAS EXPRESIVAS DE ÚLTIMA GENERACIÓN En el área terapéutica la psicoexpresión es clave a la hora de favorecer procesos que promuevan y faciliten un mayor bienestar afectivo, personal […]

Read More
PRESENTACIÓN

PRESENTACIÓN La Escuela Psicoexpresiva Humanista© (EPsiHum) del Instituto IASE es un centro de Investigación y Formación en Terapia Psicoexpresiva Humanista con vocación innovadora que ofrece una visión original y profunda […]

Read More
ACREDITACIÓN INTERNACIONAL

                                                          ACREDITACIONES […]

Read More
TERAPEUTA PSICOCORPORAL

 POSTGRADO EN CUERPO Y MOVIMIENTO FORMACIÓN DE TERAPEUTAS PSICOCORPORALES Esta formación renovada y actualizada acredita a los participantes como Terapeuta Psicocorporales por nuestra Escuela Psicoexpresiva Humanista© (EpsiHum) pudiendo desarrollar intervenciones […]

Read More